NOTICIAS

Entrevista a Carlos Camps, presidente de Aseica (La Voz de Galicia)

ELISA ÁLVAREZ 
SANTIAGO / LA VOZ 26/01/2018 05:00 H

Trescientos oncólogos e investigadores se reúnen en Santiago para abordar los últimos avances en biopsia líquida, una revolucionaria técnica en la lucha contra el cáncer. Carlos Camps, presidente de Aseica, asegura que cuanto más se descubre de esta patología más se evidencia la capacidad de las células cancerosas para vencer los tratamientos.

-¿Cuándo venceremos el cáncer?

-No hay una fecha. El cáncer es una enfermedad muy complicada, cuanto más descubrimos y avanzamos más nos damos cuenta de que es muy difícil, porque las células cancerosas son, si se puede decir así, muy inteligentes, y tienen múltiples mecanismos para vencer los tratamientos. Pero sin inversión en investigación es imposible. En estos últimos quince años hemos aprendido más que en el último siglo del cáncer porque se ha invertido mucho, pero en España hemos perdido casi una generación por culpa de la crisis. Incluso este año, en el que se podía haber mejorado, ha seguido bajando en los Presupuestos. Estamos a niveles del año 99 y esto es dramático. Multitud de investigadores se están yendo al extranjero porque aquí no tienen posibilidades de desarrollar su carrera, y los que se quedan viven a veces en condiciones difíciles. La sociedad tendría que tomar cartas en el asunto porque se pierden oportunidades de investigación en cáncer y de desarrollo de la industria, lo que conllevaría puestos de trabajo alrededor del diagnóstico molecular.

-Santiago acoge el tercer simposio de biopsia líquida, ¿se ha avanzado mucho en esta técnica?

-Sí, la biopsia líquida es una obligación realizarla en la práctica clínica, fundamentalmente en cáncer de pulmón porque nos permite detectar la resistencia a muchos fármacos. Tendría que implementarse en los servicios de oncología médica de todo el territorio, es decir, que estuviese en la cartera de servicios.

-¿Hay que ir a Houston para tener la mejor asistencia?

-La asistencia en España es muy buena, pero algunos de estos avances en el diagnóstico molecular de los tumores, trascendente porque los pacientes viven más si se hace, tienen zonas grises en donde no se está haciendo. En general en España se da la misma calidad que en los mejores centros americanos, pero al igual que aquí también en Estados Unidos hay centros no tan excelentes. Si vas a un centro excelente aquí vas a recibir el mismo tratamiento que en Estados Unidos, y si vas a uno malo te va a pasar lo mismo. Por eso hay que buscar la excelencia en todos.

-De estos quince años de grandes avances, ¿cuáles han sido los hitos?

-Antiguamente no sabíamos cómo funcionaba el cáncer. Ahora empezamos a descubrir múltiples mecanismos moleculares que nos explican por qué los tumores son tumores, y por qué aparecen los mecanismos de resistencia a los medicamentos. Los grandes hitos han sido el descubrimiento de dianas moleculares y alteraciones genéticas, por lo que si fabricas medicamentos ad hocpuedes controlar el cáncer, y la inmunoterapia.

-¿Y las tareas pendientes?

-Seguir profundizando en la investigación de estas enfermedades, que en el 70 % de los casos no se pueden prevenir; invertir en investigación; e implementar en la red publica en la cartera de servicios los diagnósticos moleculares y no depender de la financiación exclusivamente de la privada.